Parque Provincial El Piñalito

Este proyecto de conservación fue iniciado en 1990 por Cat Survival Trust, un grupo defensor de la vida silvestre con base en Gran Bretaña, liderado por Terry Moore. El área protegida es una exuberante selva subtropical húmeda en la provincia de Misiones, Argentina. En sus comienzos, el proyecto tuvo una serie de problemas, que son los que típicamente enfrenta una pequeña organización no gubernamental que trabaja en un área remota de un país que no conoce. Sin embargo, en 1992, con la ayuda de Conservation Land Trust, se compró la propiedad y se contrató a un guardaparque. En 1997 Piñalito fue transformado en parque provincial y, luego, se lo incorporó al “corredor verde” aprobado por el gobierno, una zona de hábitat que corta la provincia de norte a sur, en la que se promueve la conservación y el desarrollo sustentable.

El parque es de forma triangular y se extiende hasta el río Pepirí Guazú en la frontera con Brasil. Hacia el norte, Piñalito limita con tierras pertenecientes a una empresa maderera que ha arrasado con la selva nativa. Hacia el sur, limita con otra maderera, que ha manejado mejor la selva manteniendo la continuidad del hábitat a través del corredor biológico hasta la Reserva de la Biosfera Yabotí, un área protegida de aproximadamente 236.000 ha.

 
 
 

Piñalito reboza de vida silvestre, con cinco especies de felino (jaguarundí, ocelote, margay, oncilla y puma), razón por la cual esta extensión de selva captó el interés del Cat Survival Trust. Es también un refugio para especies amenazadas, tales como el mono aullador rojo, que está casi extinguido en Argentina, y el loro vinoso, un colorido loro cuya existencia está amenazada por la pérdida de hábitat. Entre las plantas que más se destacan en el parque están los helechos arborescentes, varias orquídeas, bromeliáceas inusuales y pinos Paraná, que antes cubrían áreas de la meseta misionera y han decrecido en número en sus pastizales nativos. En tiempos recientes, debido a la caza y a la fragmentación del hábitat, el jaguar ha desaparecido del área, pero con el tiempo y con la ayuda de buenas políticas de conservación este gran carnívoro tal vez pueda retomar su rol crucial en el ecosistema. Piñalito es la única área de conservación de altura en toda la provincia de Misiones, por lo tanto, tiene un rol fundamental en la protección del ecosistema.

La exitosa preservación de Piñalito se debe en gran medida al compromiso incansable de la conservacionista y vecina del parque, Daphne Colcombet, y a Abel Gerber, el solitario y talentoso guardaparque, quien con un bajo presupuesto logra mantener el parque bien protegido. Tanto Daphne como Abel hacen todo lo posible para recibir a los visitantes, albergar a investigadores, prevenir el robo de maderas y asegurar que se respeten los límites del parque. Después de batallas infinitas, se han convertido en los mejores guardianes del bosque y de su diversa vida silvestre.